sábado, 10 de mayo de 2008

LA CONSTRUCCION GRAMATICAL_USOS Y ABUSOS (II)

Ene 21
# Algunas personas emplean meteorología y climatología erróneamente. Ambas son las ciencias o disciplinas que se ocupan del tiempo y del clima. Por ende, no es correcto decir: La meteorología nos es desfavorable; la climatología está cambiando, sino: El tiempo nos es desfavorable; el clima está cambiando. Tomen nota. # Parece ser que la futura letra del himno nacional español va a ser un motivo más de desacuerdo. No ha gustado la letra seleccionada y se va a eliminar. Nosotros, francamente, ni la desaprobamos ni la aplaudimos. Si la despojáramos de algunos lugares comunes: “verdes valles, cielo, o mar, azul”, la cosa no resultaría tan mediocre. Pero este es un país donde prima la mediocridad; artistas variopintos, actores, locutores y politicastros hacen de lo cutre un producto atractivo y comercial. Si se nos da algo muy bueno, no llegamos a entenderlo del todo, a sintonizar con ello, a emocionarnos. Proliferan y, peor aún, se pagan los subproductos; nos despepitamos por la escoria con afeites y purpurina, por lo rancio… De cualquier forma, los himnos envejecen. La Marsellesa tiene una letra tan violenta, que sentimos por ella un rechazo innegable; eso no quita para que, en su día, conmoviera a toda una nación. La Internacional peca de lacrimógena; ¿qué es eso de “famélica legión”? Hay un himno de una República sudamericana -no sé si la argentina o la uruguaya- que dice textualmente: “…y a sus plantas, rendido, un león”. Da risa. El bonito himno de Riego nos lo arruinaron con una detestable y rabiosa letra acanallada. En cuanto al Cara al sol, ese himno definido “de amor y guerra”, disfrutó de un texto brillante, cuyo autor parece ser que fue Agustín de Foxá, poeta de primera línea, ahora injustamente postergado. Pero nos parece, como los otros, coyuntural y muy apoyado en su circunstancia. Encontrar, en un himno, una letra inmarcesible, intemporal, es bien difícil. En fin, poetas tenemos; otra cosa es que el comité de selección esté debidamente capacitado para juzgar.# “Mascota”, significa según María Moliner: “Figurilla o animalillo al que se considera portador de buena suerte”. En todo caso y hasta hace bien poco pensábamos en una mascota como en una “cosa”. Sin embargo, se ha puesto de moda llamar “mascotas” a los animales de compañía. Quien esto escribe, y perdónenme el protagonismo, se resiste a llamar de tal forma a su perro; no quiere convertirlo en una chuchería o bibelot. A los que cobijamos canes, gatos, pájaros, quelonios y un largo etcétera nos enfada ese despectivo apelativo, semejante cosificación. Mi perro es, afortunadamente, y como los demás, un hermoso y entrañable compañero de viaje.Por cierto, ¿alguien alude a su mujer o a su marido como “mi mascota”?¡Arriedro vayas, Sancho…!# No confundan ustedes hacer agua, que significa decaer, con hacer aguas: orinar. Vean: La niña hizo aguas menores. El proyecto hace agua. Esta es una confusión muy frecuente entre los presentadores de T.V.