lunes, 12 de mayo de 2008

IN MEMORIAM (III)



Abr 15

Se fue al cielo del salvaje Oeste un hombre gallardo, bien plantado, duro, varonil. Lo vimos galopar por tierras de Valencia haciendo la guerra a los moros. Se llamaba Charlton Heston. Los fotógrafos, que, al igual que los escritores, son o somos malvados, se refocilaban retratándole con un rifle de avancarga (¿un Kentucky?) en la mano, blandiéndolo. Fue un símbolo de la Norteamérica heroica, ingenua y algo bestial. Que Dios le de un buen puesto en el Purgatorio,donde podrá charlar, en compañía de Widmarck, de sus películas de acción.



http://www.youtube.com/watch?v=xt97aVagbuk