lunes, 12 de mayo de 2008

CORREO DEL NAVEGANTE (VIII)

Abr 15
Gonzalo Reynes, desde Mahón nos dice lo siguiente:Soy de mediana edad, varón, estoy casado por el juzgado y tengo dos hijas. Defiendo los valores cristianos, aunque no soy practicante. Tolero los vicios o las costumbres que no dañan al prójimo. Me gusta España, y me disgusta. Pago mis impuestos sin una mueca. Hablo castellano y una miqueta de mallorquín. La política me parece un juego para niños perversos. No he prevaricado. Nunca voté ni votaré a ningún partido político que detente el poder. No me gustan las lisonjas… Tengo, pues, todo lo necesario para ser hoy en día un fracasado. Dolores Sánchez, desde Candelada (Ávila) nos dice: Esa reciente bobada de a día de hoy parece que ha calado más profundamente de lo que podíamos suponer. Ahora lo ha soltado, ostentóreamente, Esperanza Aguirre. Pues un tirón de pelo para la presidenta.Jairo Verdasco, desde Las Plamas, escribe:En el diario Metro, un tal Sánchez dice textualmente: “Rodolfo Chiquilicuatro es todo un fenómeno de la Red. Yo creo que este friqui va a darnos una alegría en televisión…”. Y Q.P. piensa que la mayor alegría que pudiera darnos el muchacho sería la de quedarse en casa y dejar que nos representara en Europa alguien más digno. ¿O no? Por cierto, nuestra enhorabuena a ese bardo de la guitarra y la armónica que conocemos por Bob Dylan. Se merece el premio Pulitzer, como se mereció el Príncipe de Asturias de las Artes. Magnífico folclorista, sigue conmoviéndonos con sus temas.El colectivo La ventana indiscreta, desde Ciudad Real, nos dice:Parece ser que la tele nos amenaza con otro bodrio de bragueta y braga: Cuestión de sexo. Y no dejamos de pensar en hasta qué punto el franquismo nos volvió eunucos, o casi. Hoy, para compensar, las tres generaciones que nos han sucedido están más salidas que Casanova en un convento de monjas… El sexo es divertidísimo si lo hace uno con su pareja, pero aburrido y hasta exasperante cuando nos restriegan los ajenos orgasmos por las putas narices. Además, nosotros/as follábamos menos pero mucho mejor. Y eso, mientras nos miraba el guardabosque de turno o aquel tipo que organizaba los bailes del SEU. ¡Hala, hala! Fuimos héroes. La raza degenera.Ana Pintado, desde Durango (Vizcaya), nos dice:A propósito de lo que ustedes decían en otros blogs, observo que ya no se contenta el tonto/a de turno en decir porfa en lugar de “por favor”. Ahora dice porfi, que es el colmo de la estupidez.