lunes, 12 de mayo de 2008

PEQUEÑA HISTORIA DE LAS PALABRAS (III)

Mar 5
ALGUNOS TOPÓNIMOS


Babia existe y estar en Babia no es una actividad extraña, ni una estancia estrafalaria. Se trata de una apartada comarca de León. Durante la Edad Media, al parecer, abundaba la caza, y los reyes escogieron la zona como lugar de reposo y de asueto, en los momentos en que deseaban encontrarse lejos de la Corte y de sus inevitables intrigas. Cuando la ausencia fuese notoria, y los súbditos preguntasen por el Rey, se les respondía que estaba en Babia. Hay quien afirma que el muy famoso caballo del Cid provenía de dicha comarca y que, por ello, se llamaba Babieca. Hay quien, en ese ejercicio de calumnia que nunca cesa, achaca a los naturales de Babia la cualidad de tontos. Para muestra, estas rimas del poeta Juan de Jáuregui (Sevilla, 1583 - Madrid, 1641):Bien pensarás, oh Lidia engañadora,que tu embustero corazón no entiendocuando, rendido, finges que me adora;y porque no te acuso ni me ofendo,creerás que tu melosa voz me enlabia,y en necias llamas del amor me enciendo.Pues aunque fuera yo nacido en Babia,pudiera ya mi seso torpe y tardojuzgar que no me quiere quien me agravia.


Jauja también existe, pero en el Perú. Dicen que es una región extremadamente fértil. En la época de la colonización, debido a la salubridad del clima, apta para el reposo y cura de enfermedades respiratorias, fue un lugar muy codiciado. El escritor Lope de Rueda, por su parte, influido por las noticias que de esa tierra traían los viajeros, dio el nombre de Jauja a una ciudad ficticia llamada "La tierra de Jauja". El lugar es descrito como una isla del oro en la que los árboles dan buñuelos; los ríos, leche; las fuentes, manteca y las montañas, queso.La imaginación popular terminó por identificar a la ciudad de Jauja con el paraíso, y, por ello, las expresiones esto es Jauja y vivir en Jauja quedaron como equivalentes de pasar una vida regalada sin sobresaltos y con el bienestar asegurado.