lunes, 8 de diciembre de 2008

"Ternura" (Pie de Foto)

SIENTO TU TERNURA


Siento tu ternura allegarse a mi tierra,
mirada de mis ojos, huir,
la veo interrumpirse para seguirme hasta la hora
de mi silencio absorto y de mi afán de ti.
Hela aquí tu ternura de ojos dulces que esperan.
Hela aquí, boca tuya, palabra nunca dicha.
Siento que se me suben los musgos de tu pena
y me crecen a tientas en el alma infinita.

Era esto el abandono, y lo sabías,
era la guerra oscura del corazón y todos,
era la queja rota de angustias conmovidas,
y la ebriedad, y el deseo, y el dejarse ir,
y era eso mi vida,
era eso que el agua de tus ojos llevaba,
era eso que en el hueco de tus manos cabía.

Ah, mariposa mía y arrullo de paloma,
ah vaso, ah estero, ah compañera mía!
Te llegó mi reclamo, dímelo, te llegaba,
en las abiertas noches de estrellas frías
ahora, en el otoño, en el baile amarillo
de los vientos hambrientos y las hojas caídas!

Dímelo, te llegaba
aullando o cómo o sollozando
en la hora de la sangre fermentada
cuando la tierra crece y se cimbra latiendo
bajo el sol que la raya con sus colas de ámbar?

Dímelo, me sentiste
trepar hasta tu forma por todos los silencios,
y todas las palabras?

Yo me sentí crecer. Nunca supe hacia dónde.
Es más allá de ti. Lo comprendes, hermana?
Es que se aleja el fruto cuando llegan mis manos
y ruedan las estrellas antes de mi mirada.

Siento que soy la aguja de una infinita flecha,
y va a clavarse lejos, no va a clavarse nunca,
tren de dolores húmedos en fuga hacia lo eterno,
goteando en cada tierra sollozos y preguntas.

Pero hela aquí, tu forma familiar, lo que es mío,
lo tuyo, lo que es mío, lo que es tuyo y me inunda,
hela aquí que me llena los miembros de abandono,
hela aquí, tu ternura,
amarrándose a las mismas raíces,
madurando en la misma caravana de frutas,
y saliendo de tu alma rota bajo mis dedos
como el licor del vino del centro de la uva.

(PABLO NERUDA)

3 comentarios:

©hannibal dijo...

Me gusta el nombre de quinto pretoriano.

Me recuerda a Ánibal que se enfrentaba a los romanos.

No me gusta Neruda, pero igual pasaré por tu casa para ver que me gusta.

Espero seguir pasando,

Saludos
Hannibal

QUINTO PRETORIANO dijo...

Gracias Hannibal por pasar por esta modesta casa; casa abierta a todo aquel que desee participar con sus escritos, con sus poemas, en cualquier rincón del mundo. Aunque veo que tienes varios blogs personales aquí en Quinto pretoriano tus poemas, tus escritos también tienen un hueco, cuando lo desees aquí tienes nuestro correo electrónico para mandarnos cualquier colaboración: quintopretoriano@gmail.com.
Un saludo y un abrazo de quienes construimos Quinto Pretoriano, la casa de las letras hispanas, modesta casa que tiene sus puertas abiertas a todos aquellos que nos visitan,y que fugazmente se van; para todos ellos hay un espacio de crítica y colaboración. Gracias de nuevo Hannibal, nosotros también haremos un esfuercito por seguir visitando tus espacios poéticos. Hasta pronto Q.P.

rinconete dijo...

Gracias Quinto pretoriano por invitarnos a la participación. Hannibal creo que aquí tienes un espacio para mostrarnos tus poemas, que te parece ponerle pie poético a esta foto?
Yo por mi parte os incluyo este poema del poeta inglés William Blake:

CANTO PARA ACUNAR

Dulces sueños, formad una pantalla
Sobre la linda cabeza de mi niño;
dulces sueños de agradables corrientes
bajo rayos de luna felices y silenciosos.

Dulce sueño, que tus cejas tejan
con suave felpa una corona infantil;
dulce sueño, Ángel terso,
fluctúa sobre mi niño dichoso.
Dulces sonrisas, durante la noche
meceos sobre mi encanto;
dulces sonrisas, sonrisas de Madre,
cautivad la noche interminable.
Dulces lamentos, suspiros de paloma,
no alejéis el letargo de tus ojos,
dulces lamentos, sonrisas aún más dulces,
cautivad todos los lamentos de paloma.
Duerme, duerme, niño afortunado,
que toda la creación duerme y sonríe;
duerme, duerme felices sueños,
mientras tu madre llora sobre ti.

Dulce bebé, en tu rostro
puedo discernir la santa imagen;
dulce bebé, otrora como tú
yacía tu hacedor y lloraba por mí.

Lloró por mí, por ti, por todos
cuando era apenas un pequeñito.
Su imagen siempre verás,
rostro celestial que sobre ti sonríe,
A ti, a mí, a todos les sonríe;
quien se volvió un pequeñito.
Las sonrisas infantiles son sus mismas
sonrisas;
y cautivan con paz el cielo y la tierra.