miércoles, 6 de agosto de 2008

El estilo lo es todo:


Aún no me hallo capaz de obedecer a las nuevas instancias que me haces sobre que te envíe las observaciones que voy haciendo en la capital de esta gran monarquía. ¿Sabes tú cuántas cosas se necesitan para formarte una verdadera idea del país en que se viaja? Bien es verdad que habiendo hecho diversos viajes por Europa, me hallo más capaz, o por mejor decir, con menos obstáculos que otros africanos; pero aun así he hallado tanta diferencia entre los europeos, que no basta el conocimiento de uno de los países de esta parte del mundo, para juzgar de otros estados de la misma. Los europeos no parecen vecinos, aunque la exterioridad los hay uniformado en mesas, teatros, paseos, ejércitos y lujo; no obstante las leyes, vicios, virtudes y gobierno son sumamente diversos, y por consiguiente las costumbres propias de cada nación.
Aun dentro de la española hay variedad increíble en el carácter de sus provincias. Un andaluz en nada se parece a un vizcaíno; un catalán es totalmente distinto de un gallego; y lo mismo sucede entre un valenciano y un montañés. Esta península, dividida durante tantos siglos en diferentes reinos, ha tenido siempre variedad de trajes, leyes, idiomas y monedas… De esto inferirás lo que te dije en mi última sobre la ligereza de los que por cortas observaciones propias, o tal vez sin haber hecho alguna, y sólo por la relación de viajeros poco especulativos, han hablado de España.
Déjame entrar bien en su historia, leer sus autores políticos, hacer muchas preguntas, muchas reflexiones, apuntarlas, repasarlas con madurez, tomar tiempo para cerciorarme en el juicio que me formé de cada cosa, y entonces prometo complacerte. Mientras tanto no te hablaré en mis cartas sino de mi salud que te ofrezco, y de la tuya, que deseo completa, para enseñanza mía, educación de tus nietos, gobierno de tu familia y bien de todos los que te conozcan y te traten.

José Cadalso (1741-1782): Cartas marruecas