lunes, 18 de agosto de 2008

Serranillas del Marqués de Santillana

Serranillas
La vaquera de Morana


En toda la su montana


de Trasmoz a Beratón


non vi tan gentil serrana.


Partiendo de Conejares,


allá suso en la montaña,


cerca de la Travesaña,


camino de Trasobares,


encontré moza lozana


poco más acá de Añón,


riberas d'una fontana.


Traía saya apretada,


muy bien fecha en la cintura;


a guisa de Estremadura,


cinta e collera labrada.


Dije: «Dios te salve, hermana;


aunque vengas d'Aragón,


d'esta serás castellana».


Respondiome: «Caballero,


non penséis que me tenedes,


ca primero probaredes


este mi dardo pedrero;


ca después d'esta semana


fago bodas con Antón,


vaquerizo de Moran
La vaquera de la Finojosa


Moza tan fermosa


non vi en la frontera,


com'una vaquera


de la Finojosa.


Faciendo la vía


del Calatraveño


a Santa María,


vencido del sueño,


por tierra fraguosa


perdí la carrera,


do vi la vaquera


de la Finojosa.


En un verde prado


de rosas e flores,


guardando ganado


con otros pastores,


la vi tan graciosa,


que apenas creyera


que fuese vaquera


de la Finojosa.


Non creo las rosas


de la primavera


sean tan fermosas


nin de tal manera;


fablando sin glosa,


si antes supiera


de aquella vaquera


de la Finojosa;


non tanto mirara


su mucha beldad,


porque me dejara


en mi libertad.


Mas dije: «Donosa


-por saber quién era-,


¿dónde es la vaquera


de la Finojosa?»


Bien como riendo,


dijo: «Bien vengades,


que ya bien entiendo


lo que demandades;


non es deseosa


de amar, nin lo espera,


aquesa vaquera


de la Finojosa».



1 comentario:

rinconete dijo...

Gracias por acordaros de vez en cuando de los clásicos. Me voy a permitir el atrevimiento de incluir unos decires del mismo Marqués de Santillana para acompañar vustras dos serranillas :
DECIRES

Decir
(Otras coplas)

1
Por un valle deleytoso,
do mora gentil compaña,
oí un canto sabroso
de un ave muy estraña:

bien vos digo que en España
non ví otra de tal guisa;
esta trahe en su devisa
mucha gente de cucaña.

2
Vila estar en un ramo,
e pensé que era esparvel,
nonbrando la que más amo.

Díxele: "Señor uxel,
pues çercades el vergel,
por merced, si vos plazería,
de grado saber querría,
vuestro nombre quál es él."

3
-"Cuco me llaman por nombre
e tal es el mi clamor,
que en el mundo non ay onbre
que ame gentil señor,

que non tome grand pavor
si me oyere rredoblar:
sy te plaze mi cantar,
otro son diré mejor."

4
-"Señor, dixe, vuestro canto
otro tiempo me ponía
en temor e grand espanto
por una señora mía;

mas agora non querría
oir otro papagayo,
que todo el pesar que trayo
he perdido en este día."

5
Por ende suplico agora
a la señor bien andante,
pues me fizo una señora
aleve por su talante,

que seades bien andante,
e yo aya en que vos syrva,
que querades ya yo viva
por vuestro de aquí adelante.

6
Muy justa rrazón demandas,
e yo quiérolo fazer,
pues que veo que tu andas
sospiroso y sin plazer;

por ende te do poner
conplido, si Dios me vala,
que tú seas en mi sala
el mayor que pueda ser.

Fin

Él se fué a sus añaghacias
que tenía en derredor;
e dile yo muchas gracias;
finqué por su servidor.