domingo, 17 de agosto de 2008

Visto, Oído, Leído

  • Ha muerto A…Ugarte, el navegante solitario que, siendo ya muy mayor, dio varias veces la vuelta al mundo en prodigiosas singladuras. Sus viajes forman parte de la moderna épica marinera. Dicen que era muy riguroso, muy profesional. Como a todo buen marino, estamos seguros de que le hubiera gustado acabar sus días frente al oleaje, acogido por y en la mar. No pudo ser; la voluntad del hombre es una hoja frágil, en el viento.
  • Hoy le he indicado a un joven ciclista que venía haciendo eses, muy rápido, por el puente de Santa Catalina, el carril-bici, caminejo que estaba a cinco o seis metros y por cuya cinta roja le tocaba circular. Sin volverse, ha levantado su dedo corazón por sobre su cabeza, en un gesto muy común en Italia y países latinos: “Que te den…”Yo no he querido ofenderlo, sino hacerle una civilizada recomendación. Luego me ha podido la vena celtibérica y le he gritado a pleno pulmón: “¡Hijo de puta!”. No he engañado a nadie; es lo que era.