sábado, 9 de agosto de 2008

Visto, Oído, Leído

  • A lo que parece, los munícipes donostiarras albergan la esperanza de que Donostia sea la Capital de la Cultura en el año 2016. ¡Cuán largo me lo fiáis! Pensamos que, contando con el festival de cine, ya un poco declinado, el del jazz, la quincena (¿) musical y alguna otra actividad más o menos populista, San Sebastián tiene poquita chance. Porque otras ciudades: Barcelona, Madrid, Salamanca, Sevilla, Córdoba, Santiago de Compostela, Valencia e incluso Bilbao gozan de tantas o de más opciones y tienen una mayor raigambre. Si incluimos la gastronomía y la elaboración de pintxos, se ganará algún que otro punto; pero no va a contar: es subcultura. De todos modos, no creo que nos vaya mucho en esto, pero soñar no cuesta esfuerzo.
    Por cierto, se ha elegido un logotipo promocional que a nosotros no acaba de convencernos. Estos iconos deberían elegirse previo concurso. En esta ciudad hay suficientes artistas: arquitectos, escultores, pintores, dibujantes e ilustradores como para que resultara más idónea una convocatoria con su elección. Vano empeño; el dibujo se le ha encargado -u otorgado- a un determinado dibujante. Esto da al través con una idea, si bien pequeña, de democracia. A mí, el logotipo me recuerda un culo con anteojos. Habrá quien hable de universalidad…
  • Se nos acerca Pekín (aquella ciudad cuyo solo nombre emocionaba a Blasco Ibáñez) y, con Pekín, la contaminación, el gentío, el sentido oriental de la magnificencia y los ojitos oblicuos y sin pestañas. Veremos también a preciosas señoritas -auténticas ángelas- deslizarse por la pista, saltar sobre los aparatos, volar…
    Siempre me ha extrañado, por otro cabo, que los varones vistan pantalones y camisas largas o trajes de una pieza bien ajustados pero de tamaño decoroso, y las féminas no. Las mujeres corren, saltan, trabajan sus adorables musculaturas luciendo unas braguitas mínimas y dejando un generoso pedacito de tripa a los cuatro vientos. Me pregunto el porqué y si las feministas han puesto su atención en este detalle. En realidad, hacer ejercicio con la barriga al aire es malísimo para los riñones, zona delicada del cuerpo humano donde las haya. Creo, a mayor abundamiento, que así no mejorarán el crono. Además, no tendrían que estirarse disimuladamente el triangulillo cada vez que dan un salto sobre la arena o el colchón y recobran la posición erecta. Pienso, con mi mala fe crónica, que lo hacen solamente por una cosa: porque de esta forma les queda más mono el culito… ¡Mujeres!
  • Hubo un tiempo en que abrir un frasco o una lata, desenvolver un caramelo, destapar el botellín para los dientes eran tareas relativamente fáciles; hasta un niño las hacía casi sin percatarse. Ahora no ocurre eso. Los diseños modernos de los envases y la obsesiva asepsia hacen trabajosísima la apertura de cualquier envoltorio. ¿Quién no se ha echado encima el azúcar del cafetito por tirar desesperadamente del sobre?; ¿quién no ha arruinado y arrugado el paquete de los doscientos folios al intentar clavar la uña en la odiosa funda de plástico que los recubre?; ¿quién no ha maldecido la ausencia de un libro de instrucciones para abrir una chocolatina del tamaño de un sello?; ¿quién de entre nosotros no ha espachurrado el supositorio salvador, entre índice y pulgar, antes de liberarlo incólume?
    Hace bien poco, encontré a un niño luchando desaforadamente con el envoltorio de su piruleta… Tengo pavor hasta de comprarme un chupa-chups.
  • Leemos en la prensa de hoy, día cuatro: De Juana enaltece al jefe que le mandó matar y… Mensaje ambiguo. ¿Fue De Juana mandado matar por su jefe? La cosa hubiera quedado más clara de esta guisa: “De Juana enaltece al jefe que le instó a matar (o le recomendó matar) y…”.
  • Ahora resulta que tenemos a una española cuádruple campeona del mundo del kitesurf, un deporte que consiste en dar volteretas sobre el agua con un patín, ayudándose de una especie de cometa. Ah, la criatura tiene catorce añitos. ¡Toma ya!
  • Seguimos con la prensa: El gobierno aprobará nuevas medidas para frenar la crisis en el consejo de Ministros extraordinario del día 14. ¿Es que la crisis sólo se produce en el Consejo de Ministros? Mejor hubiera quedado la frase así: “El gobierno, en el Consejo de Ministros extraordinario del día 14, aprobará nuevas medidas para frenar la crisis”.
  • Siempre hemos creído que la cultura era lugar pasajero y que a la gente le interesan más otras cuestiones. Un amigo de Q.P., excelente actor y hombre de cuantiosos saberes, me decía ayer mismo que su emisora radiofónica ha clausurado sine díe el programa sobre artes y libros que él, como director, conducía con voz y mano diestras un jueves a la semana. La excusa, naturalmente, fue eso de que estamos enfrentándonos con una crisis… y hay que tomar medidas. Lo curioso es que las dichosas medidas siempre afectan a los mismos, y entre éstos están los exponentes de la cultura. ¡Buena promoción para esa hipotética Donostia 2016 con que los munícipes-intelectuales del Ayuntamiento nos amenazan! ¡Hurra!