domingo, 6 de julio de 2008

Correo del navegante:

Andrés Gómez-Andújar, desde Donostia, escribe:

Amigos de Q.P.:

Gays y lesbianas celebraron con alegría su día grande. Se les veía contentos, relajados, sin falsos pudores. Tan así es, que algunas señoritas y algunos mozos enseñaban a los viandantes, sin recato, sus partes pudendas… No obstante, un día de reivindicación social / sexual no tiene por qué convertirse en unas ordinarias carnestolendas. El asunto es lo bastante serio como para que sobren todas esas alharacas propias de reinonas y adelaidas. Que se manifiesten jubilosamente -están en su derecho-, pero con una mínima dignidad.

Garbiñe Salazar, desde San Sebastián, nos dice:

Una nueva amenaza se cierne sobre nuestras playas. Se trata de la “carabela portuguesa”, una medusa gigante que te puede enredar entre sus filamentos y darte un buen susto. Yo recuerdo que en nuestra infancia, y en las playas donostiarras, los enemigos eran los shabirones y los tábanos burreros. El shabiron o araña se enterraba en la arena y dejaba que su púa sobresaliese para que, al pisarla, pusieras el grito en el cielo. Las moscardas burreras se cebaban contigo y era tal su obstinación, que se quedaban pegadas a tu piel con el aguijón dentro, se entiende. Ambos peligros pasaron y ahora nos llega esta paisana de Cristiano Ronaldo para hacernos la Pascua. Es que madre naturaleza a veces tiene muy mala uva.