domingo, 5 de octubre de 2008

Carlos Rojas

Hace un par de semanas, los donostiarras tuvimos el privilegio de recibir al novelista e historiador Carlos Rojas. Rojas dio dos conferencias en Donostia; una sobre Las Meninas de Velázquez, y otra sobre la figura de don Miguel de Unamuno.

Carlos Rojas es, sin género de dudas, uno de los escritores más prestigiosos con que contamos en España durante este último medio siglo. De él ha dicho el profesor de Filosofía Política Esteban Antxustegui:

Carlos Rojas nació en Barcelona en 1928. Su extensa e intensa obra intelectual se significa por su agudeza, sentido histórico y amplia mirada. Desde muy joven puso de manifiesto sus cualidades narrativas, recibiendo en 1958 el Premio Ciudad de Barcelona por su obra El asesino de César, y en 1968, el Premio Nacional de Literatura con la novela Auto de fe. Su narrativa ha ido afirmándose con otros reconocimientos, entre otros, el Premio Planeta por su obra Azaña, en 1973, el Premio Ateneo de Sevilla con Memorias inéditas de José Antonio (1977) y el Nadal en 1979 con El ingenioso hidalgo y poeta Federico García Lorca asciende a los infiernos.

Y como es un hombre cuya praxis está bien orientada por sus principios, en su palmarés no podía faltar el premio Lealtad Republicana que, en 2004, le otorgó la asociación Manuel Azaña.

Entre sus ensayos destacan, Diálogos para otra España (1966), Por qué perdimos la guerra (1969), Diez figuras de la guerra civil española (1973) y La guerra civil vista por los exiliados (1975). Como novelista, además de las obras premiadas, destacan De barro y esperanza (1975), El futuro no ha comenzado (1958), Adolfo Hitler está en mi casa (1965), Aquelarre (1970). En la década de los noventa destacan sus novelas El jardín de Atocha (1990) y Proceso a Godoy (1992).

Recientemente ha publicado Despiadada memoria, en 2002, y Diez crisis del franquismo, al año siguiente (2003). Porque Carlos Rojas, profesor emérito de literatura española en la Universidad de Emory, en Atlanta, Estados Unidos, es también autor de excelentes obras de historia. Sus ensayos han ayudado a mirar de frente y a sostener la mirada, es decir, a no retroceder ante la ignorancia e intentar entender, entre otras cosas, la guerra civil, sus antecedentes y consecuencias.”

(Quinto Pretoriano, en su sección “El estilo lo es todo”, ofrecerá próximamente una muestra de la excepcional prosa de Carlos Rojas.)