jueves, 11 de septiembre de 2008

proverbios


  • Ya acaecido el hecho, llega tarde el consejo.
  • Ya apareció el perdido, y más valía que no hubiese aparecido.
  • Ya decia Salomón que el buen vino alegra el corazón.
  • Ya en el veranillo, la madurez del membrillo.
  • Ya entre locos me metí, y lo que fuera de ellos será de mí.
  • Ya entre locos me metí, y lo que fuere de ellos será de mí.
  • Ya están las migas en la poyata, y el que se descuide no las cata.
  • Ya es viejo Pedro para cabrero.
  • Ya has contado las hazañas de tus abuelos; cuenta ahora las tuyas, y nos reiremos.
  • Ya hecho el daño, todos lo hubiésemos evitado.
  • Ya la esperanza perdida, ¿qué queda que perder en esta vida?.
  • Ya lo dice el refrán: pasa hambre el que no tiene pan.
  • Ya lo dijo un buen alcalde: en las fiestas todo de balde.
  • Ya los muertos no son nuestros, ni los vivos buenos amigos.
  • Ya los pájaros le tiran a la escopeta.
  • Ya los perros buscan sombra.
  • Ya me llenaste el taco de piedritas.
  • Ya me morí, y quien me lloró vi.
  • Ya muerta la burra, vino la albarda.
  • Ya murió por quien tañían/doblaban.
  • Ya muy viejo Salomón, de un niño tomo lección.
  • Ya ni en la paz de los sepulcros creo.
  • Ya no bebo vino, porque me cuesta dinero; pero siendo de balde, echa vino tabernero.
  • Ya no hay fiadores: matáronlos los malos pagadores.
  • Ya no soy quien solía ser.
  • Yantar aquí es un encanto, si tomas "duelos y quebrantos".
  • Yantar sin vino, convite canino.
  • Yantar tarde y cenar cedo, sacan la merienda de en medio.
  • Ya pasado lo de atrás, lo de menos es lo demás.
  • Ya que aprendiste a cobrar, aprende también a trabajar.
  • Ya que el agua no va al molino, vaya el molino al agua.
  • Ya que la casa se quema, vamos a calentarnos.
  • Ya que la montaña no viene a mí, iré yo a la montaña.
  • Ya que lo tenía concertado, estorbómelo el verdugado.
  • Ya que me das el consejo, dame también el remedio.
  • Ya que no eres casto, sé cauto.
  • Ya que no seas casto, sé cauto.
  • Ya que se quema la casa, calentémonos en ella.
  • Ya que uno dé campanada, que suene y que sea sonada.
  • Ya se murió el emprestar, que le mató el malpagar.
  • Ya se pasó ese tiempo en que andaba el culo al viento; hase mudado, y todos lo traen tapado.
  • Ya va el galgo cerro arriba, harto de corteza y miga.
  • Ya vienen los dos hermanos, Moquita y Soplamanos.